Europa centra sus compromisos en frenar la llegada de más refugiados