Los rebeldes sirios aseguran que han tomado el control de su bastión en Alepo