La realeza también sale del armario