Así han ardido las más de cien toneladas de marfil procedentes del tráfico ilegal