París queda arrasada tras la batalla campal por la subida de los carburantes