Londres protagoniza la mayor concentración contra un presidente de Estados Unidos desde la Guerra del Golfo