Gases lacrimógenos para dispersar a los últimos chalecos amarillos concentrados en la Plaza de la República parisina