El príncipe Enrique reconoce que ha matado a insurgentes durante su misión en Afganistán