El príncipe Carlos, hombre del tiempo