Así fueron los primeros disparos y la escapada del asesino de Estambul