La primavera deja disfrutar de sus propios colores en China y Japón