La foto del presidente que ha hecho estallar la polémica en Francia