El presidente de Vanuatu teme que la mayoría de la población se haya quedado sin casa