El presidente del CICR viaja a Damasco para negociar un alto el fuego