El precio de la desigualdad: 400 euros por un kilo de puerros