La policía considera un lobo solitario al autor del atropello en Manhattan