Un policía, el ángel de la guarda que salvó a un bebé con un masaje cardiopulmonar