El 54,3% de la población siria vive en una situación de pobreza extrema