El pistolero de Toronto: Llegó a las puertas del restaurante y disparó sin titubear