El pirómano detenido en California se enfrenta a cadena perpetua