El copiloto del avión de los Alpes se llamaba Andreas Lubitz y tenía 28 años