Más de 14.000 personas viven en la calle en Río de Janeiro