Aumenta la inquietud por los periodistas secuestrados en la frontera entre Ecuador y Colombia