El periodista ruso al que Ucrania dio por muerto aparece por sorpresa