La Iglesia de Chile pide perdón por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes a menores