Pablo Ibar, una angustiosa espera en el corredor de la muerte