El partido de Sarkozy hace frente a una deuda de 79,1 millones de euros