Una pareja británica casada durante 65 años fallece con minutos de diferencia