El papa reza tendido en el suelo en su primera Pasión de Cristo