El papa Francisco reafirma la oposición católica al matrimonio igualitario