El Papa pide desde la plaza de la Revolución servir a las personas, no a las ideologías