El Papa afirma que el Señor le ha llamado a dedicarse "aún más a la oración y a la meditación"