Una bebé de ocho meses, entre los 58 palestinos muertos por la represión del ejército israelí