Los padres de Alepo ya no tienen hospitales a los que llevar a sus hijos