El organizador de la marcha nazi, obligado a huir de su propia conferencia de prensa