La ofensiva terrestre israelí se cobra las primeras víctimas