La obsesión de un niño de cinco años: comer cables