Al menos 10.000 niños refugiados han desaparecido en Europa