Los niños de la cueva de Tailandia, ordenados monjes budistas