Un niño de cuatro años se corta la cara al romperse una puerta de cristal en una tienda