Con solo cinco años queda atrapado en el alféizar de la ventana