Jacqueline Caal, todo un símbolo de los menores que intentan cruzar ilegalmente la frontera desde México