La niña siria que se rindió a una fotógrafa, símbolo de una guerra