Una niña transexual de seis años gana una sentencia histórica