Una bebé, a punto de morir asfixiada por dos cacahuetes en el pulmón