Una gran nevada deja a más de 380.000 personas sin electricidad en el sureste de EEUU