Una de cada diez niñas en el mundo ha sido víctima de violencia sexual