La mujer más gorda del mundo necesita perder 120 kilogramos para poder casarse