Una mujer asegura que le han servido la pata de un perro en sus costillas