Experimentar la simulación de tu propia muerte, la nueva atracción que causa furor